Diario de las huatecas
3° lugar en producción de flor de cempasúchil

3° lugar en producción de flor de cempasúchil

Entre mediados y finales de octubre se realiza el corte de cempasúchil para comenzar la venta en mercados y panteones


Redacción

De acuerdo con cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), Hidalgo ocupa el tercer lugar de producción de cempasúchil en el País, flor que en próximos días vestirá los altares para recibir a los fieles difuntos.

La información disponible da cuenta de que Puebla ocupa el primer lugar con una superficie sembrada de mil 557 hectáreas, seguida de Tlaxcala con 118 hectáreas, Hidalgo con 111, San Luis Potosí con 79, Guerrero con 69, Oaxaca con 43, Morelos con 32, Durango con 18 y Sonora con dos hectáreas.

A su vez, datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) refieren que el Valle del Mezquital aporta el 95 por ciento de la producción de esta flor en el estado de Hidalgo. Tula es el principal municipio productor de esta flor característica del Día de Muertos.

En algunas regiones, se corta por la tarde noche a fin de favorecer su frescura ya sea en mercados o panteones.

El periodo de siembra de cempasúchil comienza en agosto, cuando se trasplanta la plántula, y se cosecha a mediados o finales de octubre, de manera que en breve, los productores comenzarán a levantar los resultados de su cosecha en campos llenos de colorido resultado de la combinación con pata de león y nube.

La Sader estimó que para este año, se estima una producción nacional de 20 mil 245 toneladas de esta flor luego de que agricultores de 10 estados del país iniciaron el cultivo de flores de cempasúchil en agosto pasado.

La dependencia precisó que esta flor, nativa de México, ha trascendido a nivel mundial, particularmente en países del sureste asiático y actualmente es protagonista de festividades en India, Corea del Norte y Japón. A su vez, recalcó que este cultiva da vida a las tradiciones del país y es fuente de empleo para los productores del campo.

La flor de cempasúchil, perteneciente a la familia de las asteráceas, es endémica México y es conocida principalmente porque con ella se adornan los altares, se coloca en ofrendas y tumbas por la celebración del tradicional Día de Muertos.

El nombre de esta planta proviene del náhuatl "Cempohualxochitl" que significa "veinte flores" o "varias flores", la cual era considerada por los mexicas como un símbolo de vida y muerte.

Nuestros antepasados asimilaban el color amarillo de la flor con el sol, razón por la que la utilizaban en las ofrendas dedicadas en honor a sus muertos, por esta razón la tradición marca hacer senderos con estas flores, desde el camino principal hasta el altar de la casa, con la finalidad de guiar a las almas.

Durante los meses de junio y julio, campesinos inician con la siembra de la semilla en almácigos y un mes después se realiza el trasplante a la parcela la cual es dispuesta en surcos a una o doble fila, para posteriormente ser cortada a finales del mes de octubre y principios de noviembre; sin embargo, en ocasiones el ciclo se adelanta, por lo que desde estas fechas es posible ver su comercialización.

El tallo de la flor puede llegar a medir hasta un metro de altura, mientras que sus botones pueden alcanzar los cinco centímetros de diámetro.

De acuerdo con el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS), en México se reporta la presencia de 35 especies de las 58 referidas en América.

Los estados de Guanajuato, Hidalgo, Michoacán y Estado de México son los que cuentan con las mejores condiciones de suelo y clima para la producción de cempasúchil.

Además, la flor de cempasúchil tiene usos medicinales, principalmente para el tratamiento de padecimientos digestivos, fiebre e incluso enfermedades respiratorias como la tos. En algunos lugares se utiliza para tratar problemas de la piel como verrugas, salpullido y llagas, entre otros.

Asimismo, se utiliza para obtener colorante natural para teñir objetos, prendas o alimentos, en la avicultura suele utilizarse para alimentar a las aves con el fin de que su piel y la yema de los huevos aumenten su coloración amarilla, también es la materia prima para elaborar cervezas artesanales, nieves o pulque.

Top